martes, 3 de mayo de 2016

8 Araucanos

Araucanos llamaban a los nativos de la región, lugareños englobados dentro de la cultura mapuche. Pensé que les cae bien el nombre después de haber visto esos árboles milenarios y singulares de igual raíz: las araucarias. Yo las había visto de jardín, pero al contemplarlas en su entorno natural en un día de niebla espesa parecen estar colocadas para un decorado de cuento. Mario, compañero del museo, se erigió como guía local para acercarme hasta esta flora extraordinaria que brota a unos kilómetros de Zapala, en un paraje que se llama Primeros Pinos. Cambiando a modo naturalista on, las araucarias son coníferas con una distribución muy restringida. La especie de aquí, Araucaria araucana, es endémica y se encuentra formando parte de bosque relictos. Por cierto, las “piñas” de la araucaria se comen, después de ser hervidas durante las horas suficientes. En sabor, son lo más parecido a una bellota que podría imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario