jueves, 21 de julio de 2016

16 Las primeras nieves

Tardó en llegar pero finalmente la primera gran nevada invernal cubrió las calles de Zapala. Tanto como yo mi primer sueldo, el sector de la nieve aguardaba su llegada con impaciencia y la recompensa no llegó hasta bien entrado julio. Hasta entonces, temperaturas bajas pero sin precipitaciones recientes desde las nevadas tempraneras que ya se habían consumido. La nieve lo cambia a todo, hasta el humor. Tiene una especie de propiedad purificadora. Pasear pisando nieve por calles sin huella es una gozada. Otro atractivo es ver como se desenvuelve la gente en “el circuito de autos”, donde los constantes deslizamientos de ruedas llenan de incertidumbre cualquier cruce. Y después de todo, lo mejor es el paseo en compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario