martes, 28 de febrero de 2017

38 ¡Cóndores!

De forma inesperada tuve la fortuna de contemplar uno de esos Grandes Espectáculos de la Naturaleza. Fue el día que me decidí a llegar pedaleando hasta Primeros Pinos –50km desde Zapala– y de allí salir corriendo hasta la cima del Atravesado (2590m). Ya comencé contento la jornada porque estrenaba bicicleta –¡una de verdad! –, dejando atrás la sufrida era del hierrociclo. En el ascenso hacia el cerro se veían puntos negros planeando alrededor. Pensé que eran jotes cuando me sobrevoló uno durante mi avance. Pero al poco reconocí un par de cóndores. Y ya próximo al filo, a mitad de montaña, estaba rodeando de cóndores. Cuando empecé a tomar conciencia del sorprendente hecho saqué la cámara para fotografiar y filmar los vuelos rasantes de estos emblemáticos bichos. Conté una quincena de ejemplares. Había machos con collar y dorso de las alas blancos, hembras de color todo oscuro y también enormes y otros que parecían juveniles. Se escuchaba perfectamente el ruido de sus alas rompiendo el aire. Me pasaban por encima proyectando una sombra enorme o por debajo de mi posición, cruzándose entre ellos o volando a la par. Un momento para grabar para el recuerdo. Solo por esto mereció la pena venirse a la Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario