martes, 28 de marzo de 2017

41 Colorado y Quilanlahue

Dos nombres propios destacan en el trazado de la carrera de ultratrail más importante de la Patagonia argentina: El Colorado y el Quilanlahue. Son los dos cerros más altos por los que pasará la Patagonia Run 145k, que se celebra en el entorno de San Martín de los Andes a principio de abril. Dos semanas antes de la gran cita nos fuimos a conocerlos en un entrenamiento de gran calidad con Fede y con Alejandro, otro nuevo amigo del trailrun. Fue además el primer viaje largo de mi nuevo auto, el “Tipito” (un Fiat Tipo del 94). Un gran ensayo en el sumamos corriendo un buen puñado de kilómetros en dos días, con senderos empinados, castigadores descensos y algún que otro apuro dentro del frondoso bosque –incluyendo ataque múltiple de avispas–. San Martín de los Andes, dentro de diez días nos volvemos a ver.

sábado, 25 de marzo de 2017

40 En la sierra de Chachil

Durante dos salidas consecutivas nos adentramos en las inhóspitas montañas de la sierra de Chachil, esas que dominan el horizonte de Zapala con sus más de 2800 metros de altura. Sin premeditación habíamos reservado lo mejor de entre los cerros vecinos para el final del verano y quizá por eso el regusto final fue todavía mejor. El día que alcanzamos cima formamos equipo con Fede y Koba terminando la jornada con 36 kilómetros de puro trail en las piernas. Al cerro Chachil se llega a través de una larga aproximación de unos 10 kilómetros hasta llegar al verdadero dominio montañoso. Ya en el corazón de la sierra el entorno es agreste, con filos rocosos, neveros permanentes, lagos refrescantes y arroyos bravíos. Es la morada de cóndores que vuelan bordeando los peñascos dejándose ver extraordinariamente cerca. Por último, en la cumbre, como la panorámica que se descubre en lo alto no hay otra igual. Se divisa la silueta piramidal del volcán Lanín al sur y la de otros volcanes chilenos al noroeste. Hacia el norte, las cimas vecinas que continúan el cordón del Chachil, y tras ellas el Atravesado y el Palau Mahuida. Hacia el este queda Laguna Blanca y los volcanes que la secundan. Un rinconcito de paraíso andino para volver más de una vez, y a solo 50 km de Zapala.

miércoles, 15 de marzo de 2017

39 La Champa Ultra Race 70k

Arranqué mi temporada de carreras ultra en las montañas cordobesas con la Champa Ultra Race 70K con salida y llegada en el pueblito de San Javier. En realidad fueron unos 65km en los que se subía hasta el cerro Champaquí (2800m) y se andaba por terreno montañoso todo el tiempo, con sectores técnicos y paisajes inspiradores. Me venía muy bien a mis características y llegaba con buena preparación. El nivel de los participantes no era tan exigente en los 70k como en la prueba de 50k que se celebraba simultáneamente, y que era clasificatoria para formar parte del seleccionado argentino para el mundial de ultratrail de Italia de este año. Con esos factores previos las expectativas que tenía eran altas, aunque luego en carrera nunca se sabe lo que te puedes llegar a encontrar.

Salimos a las 5:00 de la mañana las dos distancias juntas (50 y 70) y los más rápidos estiraron la carrera desde el primer momento. Para cuando comenzó el fuerte ascenso por la Cuesta de la Cabras el pelotón inicial se había convertido en un largo reguero de luces. Entre ellos andaba yo a un ritmo ligero pero sin forzar. Sin referencias de contrincantes fui pasando corredores y esa parte inicial, subiendo desde 800m a 2600m en 15km, marcó la carrera. Para entonces iba primero, pero sin referencias de los perseguidores más próximos. La carrera discurría por terrenos muy entretenidos de rocas graníticas con buen agarre y subidas y bajadas. Hacia el kilómetro 40 se encaraba la subida definitiva al cerro Champaquí y andaba cómodo a mi ritmo. En ese tramo de carrera llevé un tono más o menos constante con algún déficit de agua que resolví cargando en uno de los arroyos y tomando algún gel que resolvió las sensaciones de vacío que afloraban hacia el ecuador de carrera. La parte final del cerro se hizo exigente. Después tocaba la parte más áspera de la carrera para mi gusto. Una docenita de kilómetros por el alto de la sierra a través de un camino para 4x4 que se hizo largo hasta llegar al tramo final de descenso. 

Buena parte de la carrera me la pasé corriendo sin tensión y a falta de 15 kilómetros iba bajando a un ritmo ramplón cuando me llevé el gran susto de la carrera. Al volver la vista atrás el segundo clasificado me había alcanzado. Era el cordobés Nicolas Pérez, que venía haciendo una sólida carrera de menos a más. Me enfadé conmigo mismo por dejarme llevar y desconectar mentalmente de la carrera. Empezaba una carrera nueva en la que había que darlo todo para defender la posición. Así que me la jugué lanzándome en el descenso técnico a tope y sin mirar atrás. Cuando acabó el descenso pronunciado quedaban 8km a meta y volví a perder la visión directa con mi perseguidor. Seguí corriendo a fondo y cuando llegué a meta fueron unos 9 minutos los que saqué de ventaja. En ese tramo final de llano picando para abajo me vino genial los repetitivos entrenos por la ciclovía de Zapala y el encontrarme en el final de recorrido con mi compa Fede Zamudio que me animó a no aflojar –al tipo todavía le quedaban fuerzas para apoyarme corriendo a la par después de haber estado disputando su carrera de 50k en la que estuvo luchando con los buenos–. Así que la carrera tuvo un feliz desenlace con un primer puesto muy trabajado. Una gran ultra la del Champaquí, totalmente recomendable para los verdaderos amantes de las carreras por montaña –o trailrunning–.